Eso de no querer ponerse el cubrebocas en plena emergencia mundial por el coronavirus, puede salirte bastante caro. Lo decimos porque la historia de una mujer de 65 años así lo comprueba, ya que fue arrestada el pasado jueves y enfrentará diferentes cargos precisamente por negarse a usar cubrebocas en la sucursal de un banco.

Sucedió en Texas, estado que recientemente quitó la orden de usar el cubrebocas, además de reabrir todas las actividades sin restricciones por instrucción del gobernador, Gregg Abbott (decisión que fue duramente criticada por Joe Biden, pues hasta dijo que eso era digno de un “pensamiento Neandertal”).

Bueno, bueno, pero ¿y entonces? ¿Por qué arrestaron a esta mujer si en Texas ya no es obligatorio usarl el cubrebocas? Pues resulta que, como dijimos antes, su detención se dio al interior de un banco y ahí la cosa cambia.

En el video grabado por la body cam del policía que hizo el arresto, vemos que éste acude al banco a petición del personal del mismo e inmediatamente se dirige para dialogar con la mujer, quien fue identificada como Terry White.

El oficial le explica que es necesario cumplir con las medidas sanitarias del lugar, pero ella considera que se encuentra en un espacio público y, como ya se dijo, en Texas se quitó la orden de usar cubrebocas en espacios públicos.

Pero el policía le explica que no, que los bancos son lugares privados que le pueden exigir a sus clientes respetar los protocolos sanitarios contra el Covid-19 y que debe retirarse en caso de no querer hacerlo.

La mujer no muestra disposición e insiste que sacará su dinero del banco sea como sea, por lo que el oficial procede a intentar colocarle las esposas y detenerla, a lo que ella se resiste (grave error en los Estados Unidos, ¿cierto?). El oficial termina sometiéndola sin mucha dificultad y ella comienza a pedirle ayuda a los otros clientes, hasta comienza a hablar en español para eso.

Pero lo triste para esta mujer de 65 años es que nadie muestra intenciones de abogar por su causa, dado que todos fueron testigos de su necedad momentos antes (sí, esa misma que seguro ya te has topado en algún momento con esa gente que ve los cubrebocas como un insulto a sus garantías individuales).

La mujer comienza a decirle al oficial que la tocó en sus partes privadas, que le lastimaron el pie y más cosas, pero nada impide que termine esposada y arriba de la patrulla. Según informa Fox News, la señora White enfrentará cargos por allanamiento de morada y resistencia al arresto.

Caray, tan fácil que era ponerse un cubrebocas… y ya.

Con información de Sopitas