Se dice que esta tradición se dio para honrar a la Virgen de Guadalupe por el pueblo de Irapuato, pero cada día se fue haciendo más grande incluso mayor que la Feria de Irapuato, se dice que los barrios son tan populares como las fresas de Irapuato.

Esta tradición se hace cada año y recorre todo Irapuato, inicia el 30 de noviembre en las colonias de Residencial Floresta, Las Carmelitas, Rinconada de los Fresnos y Hacienda la Virgen.

Se dice que esta tradición comenzó desde 1877 cuando se construyó el templo de Guadalupe del Puente.

“En 1880, el párroco Juan Nepomuceno García se encargó de organizar las festividades en honor a la Virgen de Guadalupe. Para ello, dispuso que sería realizado un novenario en cada uno de los céntricos barrios, como eran Santiaguito, Santa Ana, Barrio Nuevo, de la Salud, San Cayetano, San Vicente, de la Piedra Lisa, San José, realizarían una peregrinación y una ofrenda con comida para los festejos”.

Y de ahí fue cuando comenzaron a hacerlo en cada una de las colonias de Irapuato y hasta la fecha cada colonia tiene su fecha y la gente asiste a los juegos y demás.

El año pasado no se llevaron a cabo por la pandemia, pero esperamos que para este año las cosas cambien y podamos disfrutar de los barrios nuevamente.